fbpx

El desarrollo psicomotriz en la etapa inicial

Muchas veces como padres o profesionales de la educación, que atendemos a niños y niñas en etapa inicial, por  tener  el ánimo y entusiasmo  de que estos puedan desarrollarse de una forma integral (físico, cognitivo, social y emocional), nos preguntamos  qué actividades  podemos realizar junto a nuestros hijos o alumnos o cuales serían los más idóneos o pertinentes de acuerdo a las distintas etapas de desarrollo que presentan los niños.

En este sentido, podemos decir  que el Desarrollo Psicomotor (DPM) es un proceso evolutivo multidimensional e integral, que comienza en la vida intrauterina y continúa después del nacimiento mediante el cual el niño va logrando habilidades y respuestas cada vez más complejas que le van a permitir adaptarse e interactuar con el mundo.  Para lograr esta tarea óptimamente, se requiere indemnidad de las estructuras neurosensoriales involucradas, un buen nivel de salud y un medio ambiente adecuado (Schonhaut, Rojas, & Kaempffer, 2005).

Las habilidades que el niño va logrando son producto de la maduración del Sistema Nervioso Central (SNC) y de la interacción con el medio” (Delgado & Contreras, 2010).

Entendiendo que el entorno juega un rol fundamental en el desarrollo del niño (a)  para adquirir nuevos aprendizajes, donde estos,  explorarán a través de sus sentidos, es que debemos poner énfasis en  cómo llevar a cabo dicha estimulación o presentación de las actividades, para que podamos cumplir los objetivos propuestos en cada sesión y lo más importante, es que los niños puedan disfrutar, divertirse  y sentirse participes de su aprendizaje.

Para esto,  debemos considerar  que los niños no son adultos pequeños,  ya que ellos sienten y piensan como niños y por lo mismo, debemos tenerlo siempre presente, bajando a su nivel, mirándolos a los ojos  de una forma cordial y afectiva, para que puedan sentir confianza y tranquilidad a la hora de ejecutar o llevar a cabo una actividad, utilizando un lenguaje claro y preciso de acuerdo a su edad y  empleando de forma fundamental, el juego como medio didáctico para la adquisición de nuevos aprendizajes.

 Siento que  para poder mantener la atención y alegría de los niños en todo momento, nosotros los adultos debemos volver a nuestra niñez y actuar como estos, potenciando por ejemplo nuestros gestos faciales para maximizar nuestras emociones, creando de esta forma una sinergia entre profesor y alumno, que es a mi modo de  ver, es el puntapié inicial, donde los niños comienzan a tener afecto hacia el adulto y poco a poco creando el hábito y el gusto por las actividades presentadas.

Soy un fiel convencido de que sin juego no hay aprendizaje en esta etapa, independiente se utilicen diversos materiales o elementos externos para su logro, ya que he visto a lo largo de los años, que los  niños tienden a aburrirse, cuando no hay un desafío o motivación que los invite a crear nuevas experiencias.

Es por esto, que los invito a todos, padres, apoderados y profesionales que tienen a cargo a niños, que se diviertan y jueguen  junto a ellos, escúchenlos atentamente cuando quieran dar su opinión, pónganle atención cuando les quieran preguntar o decir algo, dejen que se equivoquen y no se antepongan o respondan por ellos, ya que de esta forma, uds. estarán educando a libres, imaginativos, creadores, respetuosos y autónomos ciudadanos.

Profesor Carlos Sánchez R.

Director Fullkids.

Bibliografía.

  • Delgado, V., & Contreras, S. (2010). Desarrollo Psicomotor en el primer año de vida. Valparaíso, Chile: Mediterráneo Ltda.
  • Schonhaut, L., Rojas, P., & Kaempffer, A. M. (2005). Factores de riesgo asociados a déficit del desarrollo psicomotor en preescolares de nivel socioeconómico bajo Comuna urbano rural Región Metropolitana Chile. Rev. Chil. Pediatr., 76(6), 589-598.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba